Equilibrio entre tasa de recuperación, beneficio ambiental y costos

Indaver está empeñada en minimizar los daños ambientales y en maximizar la valorización energética y de materiales de cada aspecto de su gestión operativa.

En el día a día, eso implica garantizar la máxima seguridad de las personas y del ambiente y obtener una recuperación máxima de energía y de materiales a través de soluciones financieramente accesibles. De esta forma, estamos creando el mejor valor posible para el cliente y para la sociedad. 

En nuestra estrategia, esta ambición tiene como resultado la:

  • Reducción sistemática del impacto integrado de las emisiones
  • Reducción sistemática del uso de energía y materiales
  • Generación de más energía a partir de nuestras instalaciones de tratamiento de residuos
  • Mejor distribución de la energía (red de flujos vs. electricidad en la red)
  • Aumento de la recuperación de materiales, manteniendo la economía circular saludable, segura y limpia

 

Indaver siempre consigue demostrar qué sucede a cualquiera de los componentes peligrosos de los flujos de residuos del cliente. Según nuestra opinión, esta es una responsabilidad esencial cuando tratamos y eliminamos residuos peligrosos. 

Deposición en vertedero y sostenibilidad

Los vertederos plantean diversos problemas directos e indirectos a nuestra sociedad. Los vertederos desperdician recursos, requieren grandes extensiones de terreno y cuando alcanzan su capacidad máxima, solo tenemos dos opciones: hacerlos mayores o construir otros. Todos los vertederos acaban por alcanzar su capacidad máxima y cuando eso sucede no desaparecen; permanecen llenos con nuestros residuos y requieren una vigilancia continua, existiendo siempre el riesgo de contaminación de los suelos y de las capas freáticas. En resumen, no son una forma sostenible de gestionar residuos, porque las generaciones futuras van a tener que resolver el problema de los vertederos que hoy estamos creando. 

La directiva de la UE relativa a la deposición de residuos en vertederos establece normas rigurosas para reducir nuestra dependencia de los vertederos y el impacto ambiental de los residuos eliminados por deposición en vertedero. Normas operativas e infraestructurales más restrictivas limitan los tipos y la naturaleza de los residuos que podemos depositar en vertedero, y restringen firmemente la ubicación de los vertederos. 

Las disposiciones legales que inciden sobre estos aspectos son el Decreto ley n.º 183/2009 de 10 de agosto, la directiva 1999/31/CE, relativa a la deposición de residuos en vertederos y la Decisión del consejo 2003/33/CE. Estas disposiciones tienen un impacto significativo en la forma como gestionamos los residuos.

Los vertederos solamente se deben utilizar si se han considerado y descartado las opciones alternativas para la gestión de residuos, porque además de los requisitos de la legislación directa existen presiones adicionales que limitan la deposición de residuos en vertederos.

En Europa, los países están, lenta pero gradualmente, desviando los residuos industriales de los vertederos, y Portugal acabará por seguir esta tendencia.

Son los productores de residuos los que toman las decisiones iniciales sobre la gestión de sus residuos y deciden si el vertedero es o no la mejor opción. Para ello, consultan generalmente a los operadores de la gestión de residuos y, aunque los puedan dejar decidir, continúan teniendo el deber de diligencia.

Como tenemos una perspectiva europea y estamos presentes en varios países, sabemos exactamente qué cuadro legislativo se aplica a su situación. Tenemos la experiencia de ayudar a empresas a cambiar a una gestión sostenible de residuos, 100% conforme con la ausencia de imputación de responsabilidades futuras. Si decide que su empresa pretende adoptar un abordaje proactivo, entre en contacto con nosotros, estaremos encantados de aconsejarle.

Share this page

Sustainability report - English version